La OIM apoya protocolos para que migrantes estacionales puedan trabajar en Costa Rica pese a pandemia

16 Diciembre, 2020

 

Personas trabajadoras migrantes ingresan desde Nicaragua para participar de la cosecha del café en la zona de Los Santos, Costa Rica, gracias a un Acuerdo Binacional entre Costa Rica y Nicaragua que entró en vigor el pasado 2 de noviembre 2020. La OIM está apoyando para que, bajo un protocolo sanitario integral, se implementen las medidas de seguridad para prevenir la propagación de la COVID-19 mientras se facilita una migración regular y ordenada.

 

“La entrada en funcionamiento de este protocolo es clave para responder a las necesidades de trabajo, tanto del sector caficultor como de las personas trabajadoras migrantes. El esfuerzo coordinado permitirá una migración segura, ordenada y regular, que permita que la cosecha se realice con las medidas sanitarias recomendadas, protegiendo la salud de las personas trabajadoras y el sostenimiento del sistema de salud en condiciones de pandemia”, explicó Isis Orozco, coordinadora en Costa Rica del Programa Regional sobre Migración.

 

La zona de los Santos está conformada por varios cantones, los cuales son productores de café de alta calidad y exclusivo para exportación. En esta zona se necesitan 32.000 personas[1] para cosechar el café en enero, la época de mayor producción. De estas personas, alrededor de 21% migran desde Nicaragua.

 

El protocolo de seguridad implica que las empresas productoras de café costarricenses asuman los costos de transporte y pruebas COVID-19 que se realizan de forma aleatoria al 20% de las personas que ingresan al país.

 

Adicionalmente, las personas migrantes también deben, una vez que llegan a las fincas, guardar cuarentena de 14 días como dicta el Ministerio de Salud, y se ha creado el concepto de “burbuja laboral”, que busca que durante su estadía interactúen siempre con las mismas personas, sin mezclarse con personas trabajadoras de otras fincas. Con este fin, los caficultores deben proveer en cada finca la alimentación y alojamiento necesarios.

 

El acuerdo que hizo este proceso posible fue apoyado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), coordinado por el Instituto del Café de Costa Rica, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Ministerio de Salud de Costa Rica, la Caja Costarricense del Seguro Social y la Dirección General de Migración y Extranjería, y desarrollado en conjunto con las autoridades nicaragüenses homólogas de estas instituciones.

 

Estos esfuerzos se realizan en el marco del Programa Regional sobre Migración, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.  

 

[1]Hartley y Delgado, 2017.  Disponible en https://www.revistas.una.ac.cr/index.php/perspectivasrurales/article/vie...