Informe analiza la contribución de los trabajadores migrantes temporeros de Guatemala al desarrollo del sur de México

12 Febrero, 2021

 

Un estudio centrado en los trabajadores extranjeros en el sur de México reveló hoy las principales vulnerabilidades y oportunidades que se abren para el crecimiento económico de México con miles de personas migrantes de origen guatemalteco que, desde hace décadas, trabajan como temporeros en la frontera sur de México. 

 

“Con este diagnóstico que presentamos tratamos de entender y de explicar cómo la presencia de trabajadores migrantes extranjeros es indispensable para el desarrollo económico del sur de México. La OIM ve este flujo migratorio cíclico como una oportunidad de contribuir al crecimiento económico tanto de los países de origen como de México como receptor”, apuntó Laura Canché, coordinadora del Programa Regional sobre Migración de OIM México. 

 

El estudio “Personas trabajadoras temporales guatemaltecas en Chiapas, México. Un diagnóstico a partir de la condición de documentos para desempeñar actividades remuneradas”, analiza el contexto migratorio de la frontera sur, la reglamentación para trabajar, la inserción laboral de quienes han migrado para trabajar, y las áreas de oportunidad que se abren con la presencia de esta mano de obra. 

 

El análisis reconoce que hay un “gran dinamismo” en la frontera sur de México, pero a la vez, vulnerabilidades sobre las que se debe trabajar con estos trabajadores migrantes temporales, como el poco o nulo uso de documentos.  

 

También refiere que existen grandes retos en términos de gestión y regulación de flujos migratorios, y en la necesidad de promover acciones que faciliten a las personas trabajadoras el acceso a mejores oportunidades laborales en un contexto de desigualdad social y precariedad laboral que no distingue entre trabajadores mexicanos y extranjeros. 

 

El diagnóstico plantea que en los últimos años el mercado laboral chiapaneco ha sido cada vez menos atractivo para las y los trabajadores guatemaltecos. Admite que una parte de este contingente fue absorbida por el mercado laboral guatemalteco, mientras que otra parte forma parte del incremento de los flujos irregulares con intención de cruzar a Estados Unidos. 

 

Una de las principales recomendaciones del estudio es que México debe aprovechar mejor esta presencia de personas trabajadoras migrantes internacionales, en particular de mujeres que están llegando con documentos migratorios adecuados para trabajar.  

 

En la presentación del estudio intervinieron Rocío González, Jefa de la Unidad de Política Migratoria, Registro e Identidad de Personas (UPM-RIP), y el académico Alberto Hernández, Presidente de El Colegio de la Frontera Norte (COLEF), instancias que junto a OIM y OIT desarrollaron el estudio. 

 

Este estudio se realizó en el marco del Programa Regional sobre Migración de la OIM, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Descargue el estudio completo aquí.

 

Para más información favor de contactar a Alberto Cabezas, Oficial Nacional de Comunicación de OIM México. Email: acabezas@iom.int, Tel.: +52 55 4525 8361