Herramientas de atención psicosocial para una mejor gestión migratoria

29 March, 2017

Tapachula, México.  Partiendo de la premisa de que sin salud emocional no es posible brindar una atención adecuada a las personas migrantes, el Programa Mesoamérica  organizó un  Taller Regional   enfocado en la atención psicosocial y cuidado del personal que atiende migrantes en Mesoamérica.

El taller está dirigido principalmente a personal contratado y voluntario de albergues para migrantes, la mayor parte de ellos gestionados por instituciones de gobierno y organizaciones de la sociedad civil, así como  personal de los centros de aprehensión, albergues o estaciones migratorias para migrantes en situación irregular, instituciones y  organizaciones de sociedad civil que en su quehacer realizan atención psicosocial.

“Siempre había abordado a las personas migrantes desde el punto de vista de seguridad, pero no desde la parte humana.  Este par de días del taller han sido muy importantes para mí por eso; para ver la parte humana, porque son personas vulnerables que vienen atravesando situaciones difíciles”, explicó Miguel Delayana, del Departamento de  Control de Extranjeros en Nicaragua, uno de los participantes del curso.   “También el tema del autocuido, eso es nuevo totalmente y no lo había pensado de esa forma.  Hasta comer a la hora correcta es una forma de cuidarnos y poder brindar mejor atención a las personas migrantes”, agregó.

 

Los talleres de atención psicosocial que ofrece el Programa Mesoamérica, también a nivel local, buscan fortalecer las capacidades de funcionarias y funcionarios para  hacer frente al desgaste tanto físico como emocional que implica su labor,  previniendo de este modo impactos negativos en su salud y en la de las personas que atienden.

A través de actividades y ejercicios prácticos, las personas participantes logran apropiarse de técnicas que pueden hacer más fácil su trabajo, por ejemplo, al desarrollar la habilidad de hacer preguntas en el marco de una conversación que permita acoger emociones, explorar el futuro, reconocer estrategias de afrontamiento y fortalecer lazos de afecto y de confianza.

“En la región  transitan personas con secuelas físicas y psicológicas producto de la migración, en algunos casos sobrevivientes de hechos de violencia o   personas migrantes en situación irregular quienes, aunado a las secuelas mencionadas, suelen experimentar confusión, desmotivación, incertidumbre, ansiedad y frustración por encontrarse en un proceso de deportación a su país de origen y por ver su proyecto migratorio truncado.  Los funcionarios que se enfrentan a este tipo de situaciones requieren también manejar sus cargas emocionales para poder ofrecer la mejor respuesta y atención a las poblaciones migrantes. Esa es la razón por la que organizamos este tipo de actividades”, explicó Noemy Serrano, Experta temática y facilitadora de los talleres por parte  del Programa Mesoamérica.                       

A la sesión, realizada en Tapachula,  asistieron 30 personas  representantes de las instituciones de Migración, Niñez, Policía y Relaciones Exteriores así como de algunos albergues en México, Guatemala, Honduras, Nicaragua El Salvador, Costa Rica y Panamá.

Con este proceso de  formación se crean competencias psicosociales para la atención a personas migrantes a partir del Manual para la Atención Psicosocial a personas migrantes que ha sido elaborado por la OIM para este fin.  El objetivo final es que las personas que se capacitan puedan replicar el modelo en sus respectivos países.  

El Programa Mesoamérica se enfoca en acompañar y fortalecer las capacidades de los gobiernos y de la sociedad civil en materia de protección y asistencia a los migrantes en situación de vulnerabilidad y cuenta con el financiamiento del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América - Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM).