¿Hay relación entre la Trata de Personas y las nuevas tecnologías?


Date Publish: 
08/09/2018

 

  • En ocasión del Día Mundial contra la Trata de Personas (30 de julio), el Gobierno de Costa Rica, OIM, ILANUD y la Embajada de Estados Unidos llevaron a cabo un simposio en Costa Rica que expuso cómo el comportamiento de las agrupaciones criminales dedicadas a la trata de personas se moderniza con los nuevos recursos tecnológicos, para la captación de un mayor número de personas.
  • La actividad contó con la presencia de la profesora universitaria estadounidense, Vanessa Bouche, quien además es investigadora principal en la organización Datos sobre Trata de Personas.

La Trata de Personas es un delito que, se estima, genera 1.3 billones de dólares anuales. Solo en Costa Rica, en el 2017 el Equipo de Respuesta Inmediata acreditó a un total de 39 víctimas de trata de personas en el país. Estos casos se repiten en todo el mundo debido a la delincuencia organizada transnacional, es decir, la capacidad de los grupos organizados de instaurar procesos de captación, reclutamiento, traslado y explotación de las víctimas en distintos territorios a escala local, nacional e internacional.

En la era de la información, las facilidades creadas por las tecnologías han propiciado condiciones que han aprovechado organizaciones criminales para fortalecer actividades delictivas como el narcotráfico, el tráfico de armas, la trata de personas, la explotación sexual, la pornografía infantil, entre otros, a escala mundial.

El Simposio: El Delito de Trata de Personas: una amenaza transnacional en la red se llevó a cabo este lunes 30 de julio como un espacio de discusión, análisis y reflexión respecto al trinomio de la trata de personas, delincuencia organizada transnacional y ciberdelincuencia, con la finalidad de obtener insumos, orientaciones y acciones positivas derivadas de experiencias internacionales y regionales para la prevención y sanción de este delito.  

La mayoría de las víctimas de Trata de Personas han sido engañadas por medio de ofertas que de entrada se perfilaron como oportunidades idóneas para mejorar su situación económica y su estilo de vida. No obstante, en la mayoría de los casos, situaciones como estas culminan en diversas modalidades de explotación. El modus operandi de las redes criminales dedicadas a la trata de personas cambia constantemente, se moderniza conforme a nuevos recursos tecnológicos, los cuales a la vez resultan ser idóneos para la captación de un mayor número de personas. Esto se evidencia, por ejemplo, en conductas como el phishing, grooming en línea, sextorsión.

Alice Shackelford, Coordinadora Residente de Naciones Unidas en Costa Rica, reafirmó el compromiso del país con la agenda 2030 y  la inclusión entre sus objetivos del combate a la trata de personas para lograr un desarrollo sostenible. Roeland de Wilde, Jefe de Misión de la OIM Costa Rica, señaló que, según nuevos datos publicados por

la Organización, en los últimos diez años casi el 80 por ciento de los viajes realizados por víctimas de trata a nivel internacional atraviesan puntos fronterizos oficiales, como aeropuertos y puntos de control de fronteras terrestres. Esto hace eco en la necesidad de que los gobiernos nacionales deben diseñar y operar procedimientos sólidos de gestión fronteriza que sean sensibles a las vulnerabilidades y necesidades de protección de las personas migrantes.

Vanessa Bouche, experta invitada al Simposio, habló sobre la importancia de integrar a todos los sectores y organizaciones en la lucha contra la Trata de Personas. Abordó tres formas en las que el sector privado puede aportar en lo relacionado a la Trata de Personas: la primera es colaborar en herramientas tecnológicas que fortalezcan la lucha contra la Trata de Personas. La segunda es servir de empleadores a personas víctimas de Trata de Personas que requieren reincorporarse a la sociedad de una manera segura, digna y formal. Y tercero, apoyar la posibilidad de generar convenios y cooperaciones interinstitucionales como clave para la lucha contra la trata.

Sandra Chávez, Gestora de Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes de la Dirección General de Migración, mencionó los avances de Costa Rica en el tema: “Tenemos una Coalición Nacional contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes, tenemos un equipo de respuesta inmediata y una estrategia para abordar a las víctimas, y una normativa nacional que le permite al país trabajar en prevención y generar recursos para esta causa”.

Por su parte, Rodrigo Picado, investigador de la Unidad de Delitos Informáticos, del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) expuso a modo de ejemplo sobre la Operación RI-NO, que ganó el premio a la mejor investigación nacional en el 2017. Este caso es particularmente importante al ser transnacional, incluyó a personas de México, EE. UU. y Brasil, que se dedicaban a la pornografía infantil a través de internet. La investigación permitió identificar a las víctimas y capturar a varias de las personas que trabajaban en estos sitios y que producían los materiales pornográficos. Es la primera vez en la historia policial de Costa Rica que se realizaron allanamientos a sitios web, de la Deep web particularmente.

Este simposio fue organizado por el Programa Mesoamérica de la Organización Internacional para las Migraciones en Costa Rica, la Dirección General de Migración y Extranjería, el Instituto Nacional de Aprendizaje y el ILANUD. La misma se llevó a cabo con el fin de posicionar el delito de trata de personas como un asunto de interés público y nacional, que no se limite a un abordaje meramente judicial y policial y que fortalezca un diálogo integral entre diversos sectores que pueden apoyar la lucha contra la Trata de Personas.

 

Algunos conceptos de su interés:

Trata de personas: delito organizado transnacional, cuyo nexo de causalidad es “[…] la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.” (Protocolo de Palermo, 2000).

Delincuencia organizada transnacional: fenómeno mundial que engloba el carácter organizativo de la conformación de agrupaciones criminales cuya actuación tiene un alcance transnacional, es decir, la diversificación de sus actividades en espacios nacionales e internacionales (ILANUD, 2017).

Ciberdelincuencia: “[…] conjunto de comportamientos dignos de reproche penal que tienen por instrumento o por objeto a los sistemas o elementos de técnica informática, o que están en relación significativa con ésta, pudiendo presentar múltiples formas de lesión de variados bienes jurídicos.” (Acuario del Pino, Santiago, 2009).

 

Para más información contactar a Isis Orozco al email: iorozco@iom.int