OIM acompaña respuesta humanitaria que brinda el Gobierno de Panamá a migrantes varados en Darién

17 Abril, 2020

 

Panamá, 12 de abril 2010.  La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá realizó entrega al Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y al Ministerio de Salud (MINSA) de artículos de higiene y limpieza, así como mascarillas y alimentos para complementar los esfuerzos del Gobierno de Panamá en respuesta a los flujos de migrantes extrarregionales en tránsito por el país frente a la pandemia por COVIDー19.

 

Dentro de las distintas disposiciones para mitigar la propagación del COVID-19 decretadas por varios países que forman parte de la ruta de estos flujos migratorios extrarregionales, se encuentra el cierre de las fronteras terrestres. Esto ha dado como resultado que actualmente más de 2500 migrantes que se encontraban en tránsito por Panamá con destino a países del norte, estén varados a lo largo de las Estaciones de Recepción Migratoria en las fronteras de Darién y Chiriquí, de manera indefinida.

 

“Desde la OIM creemos firmemente que esta pandemia nos impacta directa e indirectamente a nacionales y no nacionales. Sin embargo, el efecto de ese impacto no es igual para todos, porque exacerba las brechas preexistentes que muy probablemente, harán una importante diferencia en la capacidad de sobreponerse a la crisis entre una población y otra. Si bien no todos los migrantes se verán afectados por la crisis generada por el COVID-19, muchos de ellos se encuentran entre las poblaciones en condiciones de mayor riesgo y vulnerabilidad, tales como personas refugiadas, migrantes extrarregionales, personas en necesidad de protección internacional, niñas, niños y adolescentes migrantes (no acompañados o separados). A estas poblaciones no las debemos dejar atrás en las estrategias para responder a esta crisis, ya que proteger sus derechos y su dignidad, significa responder a las necesidades humanitarias de todos”, destacó Santiago Paz, Jefe de Misión de la OIM en Panamá.

 

La OIM, en coordinación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y en gestión logística con SENAFRONT, ha articulado esfuerzos para responder a las necesidades identificadas no solo para las personas refugiadas y migrantes apostadas en estas Estaciones de Recepción Migratoria, sino también para el personal de SENAFRONT y MINSA que apoya las labores logísticas de seguridad y protección en el área.

 

“Se ha hecho entrega de alimentos secos, productos enlatados, y aceite, así como 405 bolsas de alimentos que han sido preparadas para grupos de 5 personas cada una y estimamos una duración de entre 5 a 6 días. Buscamos mitigar el riesgo de la propagación del virus vinculada a la manipulación diaria de los artículos y disminuyendo la frecuencia de repartición de comida, que también implica contacto. Adicionalmente, OIM y ACNUR realizaron entrega al SENAFRONT de mascarillas, cajas de papel toalla, galones de jabón, y botellas de alcohol”, añadió Paz.

 

La pandemia por COVID-19 no discrimina, y tampoco lo debe hacer nuestra respuesta. Solo con un enfoque inclusivo, que realmente no deje a nadie atrás, podremos superar esta crisis global de proporciones sin precedentes.

 

Estas acciones se desarrollan en el marco del Programa Regional sobre Migración Mesoamérica- Caribe, con financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.