Líderes comunitarios y actores clave utilizan Comunicación para el Desarrollo para prevenir la migración irregular en la región

5 Abril, 2019

 

Desde el 2018 el Programa Regional sobre Migración Mesoamérica-Caribe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) seleccionó 4 comunidades en Guatemala (Salcajá), Honduras (Cofradía), México (Tapachula) y El Salvador (Ahuachapán) con el fin de implementar procesos de comunicación para el desarrollo que apunten a alentar cambios de comportamientos positivos en torno a la migración.   

Como punto de partida, la OIM completó una investigación base con cerca de 2,000 personas entrevistadas para medir conocimientos, actitudes y prácticas de potenciales migrantes de estas comunidades. En el caso de México las entrevistas se realizaron con personas migrantes en tránsito. En total, se hicieron 449 entrevistas a hombres y mujeres mayores de 18 años en Honduras, 457 en Guatemala, 556 en El Salvador, y 523 en México. La mayoría de las personas encuestadas manifestaron que el principal motivo por el que desean migrar es para encontrar trabajo, seguido por razones vinculadas a la violencia y la inseguridad y por último para la reunificación familiar. Además, la mayoría de las personas con planes de migrar afirmó  no conocer alternativas locales en sus comunidades de origen. 

A partir de estos datos, del 18 de marzo al 2 de abril del 2019 se realizaron talleres en las 4 comunidades elegidas, que además de fortalecer las capacidades de las y los participantes en el uso de la comunicación para el desarrollo, tuvieron como objetivo principal definir, de manera participativa, los públicos y el enfoque que se le dará a las campañas de comunicación comunitaria que OIM apoyará.  

“Este taller es muy importante porque es sobre un tema nuevo y relevante en el municipio. También sirve como un espacio para involucrar a todos los sectores y de esta forma buscar que la campaña sea un éxito”, expresó Roxana Acosta, del Comité Municipal de Prevención de la Violencia del municipio de Ahuachapán, en El Salvador. 

El enfoque participativo es un componente clave para alcanzar el éxito en este tipo de campañas: se promueve el liderazgo de la propia comunidad para fomentar cambios positivos en sus conocimientos, actitudes y comportamientos. En efecto, en estos talleres se contó con la participación de lideresas y líderes comunitarios, organizaciones sociales, instituciones gubernamentales y municipales, sector académico, entre otros. 

Por su parte, Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala y Honduras, señaló que “Esta metodología se propone como una forma innovadora de planificar, ejecutar y evaluar actividades de comunicación que tengan como objetivo un cambio de comportamiento positivo para contribuir al desarrollo social y sostenible de las comunidades”.  

Para más información puede contactar a Tatiana Chacón, Oficial de Comunicación para el Desarrollo del Programa: tchacon@iom.int